¿Necesarios o inconvenientes? Continúan los debates sobre los carriles protegidos para ciclistas en el Bronx

El pasado sábado octubre 23 varios residentes del barrio de Mott Haven se reunieron para protestar de construir un carril protegido para bicicletas en Jackson Avenue. Según el Community Board 1, la junta comunitaria que revisa las políticas que afectan a los residentes de los barrios Mott Haven, Melrose y Port Morris, este carril eliminaría alrededor de 150 espacios de parqueo para automóviles entre las calles 149 y 139.

Jackson Avenue en Mott Haven donde se espera construir un carril protegido para bicicletas.

Para los opositores, los nuevos carriles significan menos acceso al barrio y perjudican su seguridad. Adicionalmente, durante la reunión de septiembre del Community Board 1 algunos asistentes afirmaron que las bicicletas son para la gente de Manhattan y no del Bronx.

No todos los residentes están en desacuerdo con la construcción de estos carriles. Para Marco Saavedra, un artista y dueño del restaurante mexicano La Morada, estos carriles son importantes para mantener más seguros a los domiciliarios, quienes han ayudado a los restaurantes del barrio a sobrevivir el impacto económico de la pandemia.

Las protestas en contra de carriles de bicicleta protegidos no son nuevas en la ciudad. Por ejemplo, el año pasado residentes en Central Park West demandaron para impedir la instalación de carriles protegidos, lo mismo ocurrió en el barrio de Park Slope hace diez años y con los primeros carriles instalados en la ciudad durante la administración de Ed Koch.

Para el concejal Fernando Cabrera los carriles protegidos en el Bronx son urgentes. Cabrera afirmó que en el Bronx sólo 3% de los carriles de bicicleta están protegidos, en comparación con el 50% en Manhattan. Según Daniel Adorno, dueño de Daniel ‘s Bike Shop un local de reparación de bicicletas, los accidentes más comunes para los ciclistas que van a su tienda son los atropellados por automóviles y las caídas por las malas condiciones de las calles.

Según el reporte Cycling In the City del Departamento de Transporte solo 4.7% del promedio de los viajes diarios en bicicleta en Nueva York ocurren en el Bronx. Sin embargo, usando los datos reportados por el Departamento de Policía, en el 2021 la cantidad de muertos y heridos en accidentes de bicicleta en el Bronx es del 8%, casi el doble a la cantidad de viajeros diarios. 

  (Missing data se refiere a cuando un policía se le olvida poner el zip code y el borough del accidente en su reporte. Haciendo un análisis aleatorio de los datos parece no afectar los porcentajes, y los missing data están distribuidos equitativamente en todos los condados.)

En comparación, Manhattan tiene 39% de los viajes y solo 17% de muertos y 20% de heridos.

  Uno de los problemas más comunes es el de automóviles parqueando doble en el carril de bicicletas.

En el Bronx hay vías como Tremont Avenue donde “te sientes segura durante 2 segundos y en medio de la guerra por el resto del trayecto”, dijo Judith “Judi” Desire, fundadora de Uptown & Boogie Advocacy Group. Para Judi proteger a los ciclistas tiene que ser “más que pintar líneas en las vías; toca reconstruir las calles y cambiar la cultura de movilidad en la ciudad”.

Judi cree que para incentivar el uso de bicicletas “invertir en infraestructura y conectar a las bicicletas con diferentes formas de transporte público”, es más urgente que la construcción de carriles protegidos. “Manhattan tiene más cultura de ciclismo porque tiene la infraestructura, el Bronx necesita más infraestructura”.

Organizaciones como Bike New York y Summer Streets trabajaron este año con la senadora estatal Alessandra Biaggi en redactar el proyecto de ley S4943, la cual le requiere a la Autoridad Metropolitana del Transporte (MTA) promover y hacer accesible espacios para ciclistas.

Ana Hall, la directora de comunicaciones de la senadora, afirmó que el propósito de esta legislación es “cambiar la cultura ciudadana para incentivar el uso de bicicleta de forma accesible y segura”. Un ejemplo de ello, explica Hall, es “garantizar que todas las estaciones de metro y tren en la ciudad tengan espacio para parquear bicicletas”.  Este proyecto de ley también le exige al MTA garantizar acceso de peatones y ciclistas a todos los puentes de la ciudad. La legislación ya fue aprobada por el senado y la asamblea del estado y está esperando la firma de la gobernadora Herschel para convertirse en ley.

A pesar de estos avances hay un grupo que según Judi sigue siendo ignorado dentro de este debate “los domicilios en bicicletas.” Saavedra agregó que muchos de los domiciliarios son sus paisanos, inmigrantes indocumentados de México y Centroamérica, cuya más grande preocupación es la seguridad. Varios han sufrido ataques violentos para robarles las bicicletas eléctricas que usan, al ser ilegales pocos acuden a las autoridades a buscar ayuda o reportar el robo.

El Bronx enfrenta varios retos para la seguridad de los ciclistas: accidentes, mala calidad en las calles, pocos carriles de protección de bicicleta, desconexión al sistema público de transporte y protestas para implementar algunos de los cambios. Para Judi lo más importante es cambiar las percepciones sobre el ciclismo en el Bronx “hay que reconocer que el ciclismo ocurre en el Bronx, y necesita urgentemente atención”.