Photo: Demetria Osei-Tutu. 26-year-old Victor Calixto opened Maisonetta in September 2020 amidst the COVID-19 pandemic.

LA MAISONETTA OFRECE UNA INNOVADORA VERSIÓN DE LAS COCINAS MEXICANA Y FRANCESA EN EL SUR DEL BRONX

Victor Calixto recuerda haber estado conduciendo por las calles del sur del Bronx con su padre cuando notó un edificio vacío en el cruce de la calle E 134 y la avenida Lincoln, a pocas cuadras de donde comenzaban a aparecer varios rascacielos residenciales nuevos.

Ese rincón pronto se convertiría en el hogar de la Maisonetta, un restaurante de fusión mexicano y francés que abrió en 2020 durante el apogeo de la pandemia de COVID 19. Dos años más tarde, el propietario de 26 años, que invirtió sus propios ahorros en el negocio, se esfuerza por mantener el establecimiento abierto y espera que el negocio se convierta en una símbolo de Port Morris.

SoBro, una organización que aborda el desarrollo comunitario en el sur del Bronx, informó que el 40% de las empresas del Bronx cerraron, al menos temporalmente, durante la pandemia de COVID 19. En 2021, la Oficina del Contralor de la Ciudad de Nueva York encontró que el 87% de las empresas cuyos propietarios son minorías no pueden mantener financieramente sus negocios, a pesar de recibir fondos del Programa Federal de Protección de Cheques de Pago. En el momento del estudio, la Oficina encontró que más del 30% de las empresas proyectaban no poder pagar el alquiler en los próximos tres meses, según la Oficina del Contralor de la Ciudad de Nueva York.

Mientras Calixto abría las puertas de la Maisonetta en una tarde de viernes, un cliente frecuente, Ray Byres, entró y se detuvo para disfrutar de la luz natural que llenaba cada centímetro del restaurante. La música del cantante puertorriqueño Ozuna sonaba levemente de fondo.

Después de pedir tostadas francesas, huevos y tacos de salmón, Rey Byres dijo que el servicio al cliente, la comida y el ambiente acogedor lo hacen regresar regularmente.

“Miras adentro, y solo con ver el ambiente, se siente amigable, se siente acogedor”, dijo Byres. “Es refrescante sentarse en el bar y relajarse y almorzar bien.”

Al haber crecido en la calle 138 y la avenida Brook, en el sur del Bronx, Calixto dijo que el área se ha transformado de un punto de acceso industrial y de almacenes a un espacio residencial en desarrollo. Con más de 20 proyectos de construcción y más de 5,000 apartamentos residenciales que aparecerán en Mott Haven en los próximos años, Calixto dijo que era una oportunidad perfecta para unirse a este movimiento.

“Pensamos que también podríamos darle una oportunidad”, dijo Calixto.

Cuando abrieron en septiembre de 2020, Calixto dijo que sí estaba preocupado sobre cómo navegar un negocio durante la pandemia. Sin embargo, con el dinero y los recursos invertidos en el establecimiento, decidió apostar por abrir el negocio, a pesar del momento difícil.

En cuestión de meses, a medida que los casos de COVID-19 aumentaban, las ventas se iban desplomando, dijo Calixto. Esto llevó a un cierre temporal de Maisonetta. Calixto comentó que su nuevo negocio no calificaba para un préstamo del Programa de Protección de Cheques de Pago, destinado a incentivar a las pequeñas empresas a mantener a los trabajadores en la nómina y volver a contratar a los trabajadores despedidos que perdieron sus salarios debido al COVID-19.

“Había una parte de mí que era muy realista sobre los números y trataba de ver si tenían sentido, pero también había una parte de mí muy optimista”, dijo Calixto. “Creo que todos los dueños de negocios piensan así: donde definitivamente no quieres rendirte, siempre hay ese espíritu de lucha”.

Desde que tenía 6 años, su tiempo se invertiría en el sur del Bronx, principalmente en el negocio familiar de carpintería después de que su familia se mudara de México a Nueva York. Sin experiencia previa en restaurantes, casi dos décadas después, el establecimiento de Calixto se encuentra a cuadras de donde creció.

“Pensé que toda mi vida sería trabajar con mi papá en el taller de carpintería”, dijo. “Nunca pensé que yo mismo, o que junto con mi familia, tendríamos un negocio en esta área. Definitivamente es una lección de humildad”.

Ver a multitudes de personas reír mientras disfrutan su cena o ver que sus empleados disfrutan de su trabajo, Calixto dijo que es un “sentimiento reconfortante”. Crear un ambiente abierto y amigable siempre ha sido una prioridad desde el principio.

“Todo lo que quería era un espacio para que todos, ya sea un oficinista, un trabajador de la construcción o un profesional de negocios, vinieran”, dijo.

La fusión de comida francesa y mexicana, dijo Calixto, despierta el interés de muchos clientes. Por ejemplo, el Magret de Pato, un plato tradicional francés de pato, se combina con mole poblano, una salsa tradicional mexicana. Los clientes sido muy abiertos a probar estas combinaciones de gustos y culturas, dijo Calixto. Pero también pueden elegir una comida tradicional de cualquiera de las culturas.

“Quiero convertirme en un aspecto distintivo del vecindario”, dijo Calixto. “Definitivamente quiero mantener el restaurante por años y años. Este es el punto donde el Bronx cambia por completo. Para mí, me hace muy feliz ser parte de ello”.

Traducido por Natalia Sanchez Loayza. 

https://www.motthavenherald.com/2017/02/20/0426/ https://motthavenherald.com/2017/10/23/20210408/