: Los bomberos afuera de la calle E 143 el 19 de mayo, al día siguiente de que un incendio consumiera cuatro edificios vacíos en la calle residencial.

INCENDIO DESTRUYE CUATRO EDIFICIOS EN LA CALLE E 143

Un infierno que destruyó cuatro casas adjuntas, en la calle E 143, a mitad de la noche del 18 de mayo, todavía está bajo investigación.

El incendio que provocó tres alarmas y que destruyó las casas 416, 418, 420 y 422 de la calle E 143 fue reportado por primera vez al Departamento de Bomberos de Nueva York (FDNY) a las 2:50 a.m. del miércoles.

Un bombero y un civil sufrieron heridas leves en el incendio. Los cuatro edificios estaban bajo órdenes de desalojo como resultado de un incendio más leve que causó daños en octubre pasado, pero solo se sabe que la unidad 22 de la calle E 143 estaba bajo renovaciones cuando comenzó el incendio del 18 de mayo.

De pie frente a las estructuras de dos pisos derrumbadas, junto con otros funcionarios de bomberos y edificios de la ciudad, al día siguiente del incendio, el subjefe de bomberos James Donleavy dijo que no había esperanza de que ninguno de los edificios pudiera salvarse.

“Todo se está derrumbando”, dijo. “Todo corre peligro”.

El FDNY, dijo Donleavy, tendrá que asegurar la escena “hasta que podamos desmantelar esto”. Eso podría tomar semanas o meses, agregó, mientras la ciudad encuentra contratistas para hacer el trabajo.

Lewis Holman, quien vive al otro lado de la calle de donde ocurrió el incendio, dijo que los autos se estacionan regularmente frente a un hidrante en el lado norte de la calle E 143, justo enfrente de donde estalló el incendio, y aunque se ha quejado de ello a los bomberos, no se ha hecho nada. Señaló una camioneta estacionada frente al hidrante, mientras una docena de funcionarios de la ciudad estaban parados en la calle confiriendo sobre el daño.

“Los bomberos me han dicho que no vale la pena multar en este vecindario”, dijo Holman, de 63 años. Como resultado, “la gente sigue estacionando frente a este hidrante”. Se preguntó si los bomberos con los que habló estaban dispuestos a admitirle eso “porque soy un hombre blanco de mediana edad”.

A Holman le preocupa que, cuando los edificios derruidos finalmente sean derribados, las inmobiliarias puedan aprovechar la oportunidad para convertir el espacio abierto en un rascacielos en plena calle residencial de casas de dos pisos.

https://www.motthavenherald.com/2017/02/20/0426/ https://motthavenherald.com/2017/10/23/20210408/