Mott Haven Runners of Color celebrates one year of its creation at St. Mary’s Park on Monday, Oct.2. Photo credit: Mott Haven Runners of Color

Correr para empoderar a la gente del South Bronx

“Correr en comunidad es diferente”: Clarisa Alayeto, la activista afrolatina que usa el altletismo para empoderar a la comunidad de color en el Sur del Bronx

Ante la falta de grupos de ejercicio inclusivos para personas de color y basándose en su experiencia de lucha contra la diabetes, Clarisa Alayeto decidió crear una iniciativa para mejorar la salud y mantener en movimiento a su comunidad en Mott Haven.

El número 62 se convirtió en un llamado de atención para el Bronx, marcando su posición al final de la lista en una evaluación de salud que catalogó al condado como el más afectado en términos de calidad de vida y salud en toda Nueva York, un desafío que afecta principalmente a la comunidad de color. Para Clarissa, este problema es más que una estadística, es un llamado a la acción comunitaria. 

Fue entonces cuando decidió fundar la organización Mott Haven Runners of Color, hasta el momento la única organización para correr creada por una afrolatina en el Sur del Bronx, pues se dio cuenta que su comunidad rara vez se involucra en actividades como esta.

En una noche de lunes ligeramente fría, mientras arreglaba el póster del club y completaba los preparativos finales para una caminata/carrera de concientización sobre el cáncer de seno en el parque St. Mary en Mott Haven, Clarissa compartió su experiencia personal corriendo y el impacto que Mott Haven Runners of Color ha tenido en la comunidad a un año de su creación.

Háblame de ti y cómo comenzaste a correr.

Me crié aquí, en el barrio de Mott Haven en el Sur del Bronx. Ahora mismo hago muchas cosas en la comunidad pues soy una organizadora comunitaria. Pero también trabajo en educación.

 Y bueno, correr fue una pasión mía después de muchos años. En el 2016 pesaba trescientas libras, me dijeron que tenía diabetes y yo quería saber cómo era posible ya no tenerla. Entonces empecé a correr y vi que correr es bueno para el cuerpo, el corazón, para bajar de peso. Me inicié corriendo un bloque, luego dos bloques y en el 2019 corrí mi primera maratón de la Ciudad de Nueva York.

Rebajé 106 libras y ya no tengo diabetes. Me puse a pensar que si eso me pasó a mí, yo sé que en mi comunidad hay mucha más gente que también está pasando por lo mismo. Y quería hacerles saber que hay cosas que podemos hacer para cambiar la situación.

¿Tienes alguien o algo que te inspire a correr?

Mi salud: cuando me siento deprimida, cuando siento que tengo mucho en las manos, cuando siento que mi cuerpo no… yo digo ‘me voy a ir a correr’ porque se lo debo a mi cuerpo, a mi corazón y a mi salud. 

Mi abuela siempre estaba encima de mí para que yo cuidara de mi salud, ella siempre me hablaba de mi salud y de las cosas que corrían en la familia. Ella se preocupaba mucho de eso. Y yo decidí cambiar mi salud antes de que ella se muera para que ella vea que yo iba a estar bien. Y lo hice. 

Ella fue gran parte de todo esto. Y cuando estaba corriendo la maratón, estaba pidiéndole que me ayudara para que pudiera terminar. Ella fue una gran inspiración.

¿Qué te motivó a abrir un club de atletismo para personas de color y por qué abrirlo en Mott Haven? 

En Mott Haven sabemos que en el Bronx somos los últimos en salud de toda Nueva York y mi vida cambió por correr y yo sé que correr en comunidad es una cosa espectacular. Correr sola está bien, pero cuando tú estás corriendo con tu comunidad es diferente. 

Y en muchos espacios no hay gente de color, no hay latinos, no hay negros que estén corriendo. Muchos de los que corren son blancos pero correr es para todo el mundo. Y yo me crié en los proyectos aquí en NYCHA (New York City Housing Authority) y nosotros no estamos acostumbrados a ver a la gente corriendo en la comunidad.

Entonces, para mí era una cosa para traer a la comunidad, para que la gente vea que nosotros estamos corriendo (…) que podemos poquito a poquito llegar a correr un maratón.

¿Cómo sientes que tu organización, que en este año acaba de cumplir un año, ha logrado empoderar a la comunidad de color de nuevo?

Yo creo que Mott Haven Runners of Color es un espacio para la comunidad, para que puedan salir a disfrutar los parques, hacer esto en comunidad y volvernos más activos.

La gente no se da cuenta que están haciendo ejercicio. ¿Sabes? Al caminar dos millas, eso es ejercicio. Y,  lo están haciendo con gente con la cual tienen una conversación que está buena y están en la naturaleza. 

Así que el primer año fue todo sobre construir una comunidad y eso es lo que seguimos haciendo ahora.

Mott Haven tiene una comunidad latina muy grande así como negra. ¿Cómo fue tu proceso de motivarlos a correr?

Yo sé que para mí correr tiene un impacto grande en mi salud mental. Y eso es lo primero que digo. Todos nosotros en esta comunidad tenemos cosas por las que estamos pasando. Estamos cuidando a la familia, tenemos niños, tenemos trabajos que son estresantes y correr es un momento para que nosotros podamos desahogarnos. 

Hay una cosa que se llama “runners high” y cuando uno está corriendo, llega un punto donde tú ya no te das cuenta que estás corriendo, pero se siente tan bien porque dejas ir todos tus pensamientos malos afuera o cualquier cosa que estés pasando. 

Eso es lo que correr hace y en nuestra comunidad necesitamos espacios. Muchos de nosotros no cogemos terapia, por el estigma, y esto de alguna forma funciona como una alternativa.

Hablando ya en el mundo del deporte. Tu decías que corriste y terminaste la maratón de la ciudad de Nueva York, ¿cómo sientes que es la inclusión de afrolatines en ese espacio? ¿Sientes que está creciendo? 

Sí, absolutamente. Especialmente en el Bronx, tenemos muchos grupos ahora de correr y es

una cosa bellísima. Tenemos en la maratón de la ciudad de Nueva York, la milla 20, así que cuando llegas a la milla 20 que está en el Bronx, es una cosa eléctrica que te entra una motivación que la verdad no puedo describir.

Así que sí, correr está creciendo en nuestra comunidad y es una cosa que va a seguir creciendo y creciendo. Y, eventualmente, vamos a tener miles de corredores del Bronx.

¿Qué le dirías a alguien que quiere comenzar a correr pero tiene miedo de intentar? 

Pues, hay una frase que dijo Martin Luther King ‘Si no puedes volar entonces corre, si no puedes correr entonces camina, si no puedes caminar entonces gatea, pero hagas lo que hagas tienes que seguir avanzando’. Y yo diría, hacerlo poquito a poquito.

A lo mejor uno se levanta y dice ‘quiero correr la maratón’ pero no va a ser de un día a otro. Es hacer un bloque hoy, mañana correr y poquito a poquito pones más y más, y eventualmente vas a ver que en un año corriste. Así que hay que tomarlo poquito a poquito.

Traducido por Eduardo Salazar Uribe. 

About Post Author